sábado, 3 de diciembre de 2016

En memoria de mi mami Olguita

(escrito por Ramón Del Valle Cárdenas) 


Mi mami, doña Olguis, como le decíamos a veces, Olguita como le decían sus amigas y mis tíos, solía decir algunas frases propias de la sabiduría popular: "nadie sabe lo de nadie"...,"nadie tiene la vida comprada" . La primera, sin duda, para no estar juzgando alegremente sin averiguar mas a fondo. La segunda, era una buena advertencia ante la fatuidad, ante la soberbia. Mi mami era una persona tranquila, le gustaba leer los periódicos que comprábamos en la casa, "El Comercio" casi se lo estudiaba de cabo a rabo. Tenía buena sazón, adquirida sin duda en su hogar arequipeño. Su papa a la huancaina con maní molido, sus canelones con espinaca y pasas de relleno, su ensalada de pallares, su tomate relleno de atún, reunían la creatividad de haber andado por buena parte del Perú, y de sus recetas de Teresa Ocampo. Y era convencidamente religiosa, devota de la Virgencita de Chapi ,de la que tenía foto en la cabecera de su cama. Le gustaba cultivar cactus, hasta se hizo socia de la "Asociación Peruana de Cactus", y amaba las aves, por lo que alguna vez le obsequié un perico australiano .Era muy buena para escucharnos y comprendernos, sus seis hijos eran iguales para ella. No recuerdo haberla visto tener conflicto con nadie,y menos con mi papá. En los últimos años desarrolló algunos gags graciosos,.. ¡Vas a ver, no más,vas a ver!...decía,pero no se refería a nada en particular...era como una advertencia jocosa de algo bueno que iba a venir... "Ten fe hijito,ten fe"....Y eso abría el camino para hacer las cosas bien... Voy a extrañarla, pero me consuela que ya está con Dios, y desde la eternidad se las arreglará para enviarnos apoyo cuando lo necesitemos,no sólo a sus hijos,sino a cuantos conoció..


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada